Seleccionar página

La audiencia provincial de Barcelona ha dictado una sentencia confirmando la sentencia y declarando la existencia de una negligencia médica en el diagnóstico del Ictus en una joven de 33 años que sufrió una pérdida de fuerza en la pierna tras levantarse, un claro síntoma de Ictus.

La paciente se dirigía a dar el desayuno a su hijo menor por la mañana cuando sufrió una pérdida de fuerza en la pierna, uno de los síntomas clásicos del Ictus, fue derivada a un hospital que no contaba ni con neurólogo ni con unidad de Ictus cuando los síntomas no fueron apreciados por el médico que la atendió.

Debemos recordar una vez más que la mayor parte de Ictus cursan con un accidente isquémico transitorio, un aviso que muestra los mismos síntomas del Ictus y que debe ser tratado con la misma celeridad y agresividad ya que es el aviso de un segundo ictus y nos encontramos ante un momento perfecto para tratar al paciente, ya que no tendrá secuelas si no se produce el segundo episodio.

En el Hospital que no contaba con neurólogo fue diagnosticada de una intoxicación por cannabis, pese a ser reconocidos antecedentes de riesgo como el ser fumadora y tomar anticonceptivos orales, la sentencia entiende que debió remitirse a la paciente a un Centro de Referencia en el momento en que se tuvo constancia de los síntomas.

Esta falta de diagnóstico y tratamiento permitió que el ictus desarrollase sus peores consecuencias produciendo un daño cerebral que mantiene a la paciente con un 80% de minusvalía y una gran invalidez que requiere la ayuda constante de tercera persona.

Estas sentencias no mejoran la situación de la paciente pero ayudarán a que se tenga más cuidado la próxima ocasión, parece que la mejor forma de cambiar la actuación frente al ictus es a través de condenas.

Para acceder a la sentencia pinche aquí.

Si conoce algún caso similar recuerde que es importante denunciar estas situaciones, puede contactar con abogados especialistas aquí

Sé parte del cambio! comparte en redes: